Antigua vieja Inglaterra

-¿No es un alivio ver que hay cosas que siguen siendo así, que todavía se puede encontrar un pedazo de la antigua vieja Inglaterra, a pesar de todos estos inmigrantes que están viniendo?

No sé qué decir. Sus palabras quedan flotando en el incómodo silencio. Las hojas se agitan en las ramas del castaño. Me despido con una inclinación de cabeza, endemoniadamente triste, y mi azor y yo volvemos a casa bajo la lluvia.

[….]

La Vieja Inglaterra es un lugar imaginario, un paisaje constituido con palabras, xilografías, películas, pinturas y grabados pintorescos. Es un lugar imaginado por personas, y las personas no viven mucho ni se fijan demasiado en lo que ven. Somos muy malos con las escalas. […] También se nos da mal el tiempo. No somos capaces de recordar qué vivió antes de nosotros; somos incapaces de amar lo que no está. Tampoco podemos imaginar qué será diferente cuando hayamos muerto. Vivimos nuestros setenta años y atamos nuestros lazos y nudos solo a nosotros mismos.

H de halcón, Helen Macdonald

Tagged with: , , , , , ,
Publicado en Filosofía, Literatura, Política

Vivir sin dormir

A veces, cuando se hace la luz, solo ilumina lo deprimentes que son las circunstancias. Cada mañana me despierto a las cinco en punto y tengo treinta segundos antes de que me abrume la desesperación. Ya no sueño con mi padre; no sueño con nadie. […] Ahora sé que ya no confío en nada ni en nadie. Y es difícil vivir mucho tiempo sin confiar en nadie ni en nada. Es como vivir sin dormir; al final te mata.

H de halcón, Helen Macdonald

Tagged with: , , ,
Publicado en Filosofía, Literatura

Naturaleza sanadora

Había pensado que para curar mi profunda herida tenía que huir a la naturaleza. Eso es lo que hacía todo el mundo. La había en mis libros sobre el mundo salvaje. […] “La naturaleza en sus bosques verdes y tranquilos calma y cura todos los males”, escribió John Muir. “No hay penas en la tierra que la tierra no pueda curar”.

Ahora sabía que eso era una mentira seductora, pero muy peligrosa. Me enfurecí conmigo misma por mi ciega certeza inconsciente de que era la cura que necesitaba. Las manos están hechas para que las sostengan otras manos. No deben convertirse exclusivamente en una percha para un ave de prensa. Y la naturaleza no es una panacea para el alma humana; exponerla demasiado al aire puede corroerla hasta no dejar nada.

H de halcón, Helen Macdonald

Tagged with: ,
Publicado en Filosofía

Ausencias

Hay un tiempo en la vida en que esperas que el mundo esté siempre lleno de cosas nuevas. Y luego llega el día en que te das cuenta de que no será así en absoluto. Ves que la vida se convertirá en una cosa hecha de agujeros. De ausencia. De pérdidas. De cosas que estuvieron allí y ya no están. Y te das cuenta, además, de que tienes que crecer alrededor y entre los vacíos, aunque si alargas la mano hacia donde estaban las cosas sientas esa tensa, resplandeciente opacidad del espacio que ocupan los recuerdos.

H de halcón, Helen Macdonald

Tagged with: , , ,
Publicado en Filosofía

Muerte

Los ataúdes, como la corbata, hacían que las pequeñas pasiones de la vida resultaran ridículas en la muerte; las tarjetas de visita hacían que la misa en memoria de un difundo resultara mundana. La risa aparecía porque no había modo de incorporar esas señales de vida en el hecho de la muerte. Me reí porque no podía hacer otra cosa.

H de halcón, Helen Macdonald

Tagged with: ,
Publicado en Filosofía

Duelo

-Imagina[..], imagina que toda tu familia está en una habitación. Sí, toda tu familia. Toda la gente a la que quieres. Y lo que sucede entonces es que alguien entra en la habitación y os da a todos un puñetazo en el estómago. A todos y cada uno. Un puñetazo muy fuerte. Tan fuerte que os tumba a todos. ¿Vale? Entonces todos compartís el mismo tipo de dolor, exactamente el mismo, pero es que estáis tan ocupados experimentando vuestra agonía que os sentís completamente solos. ¡Pues es así!

H de halcón, Helen Macdonald

Publicado en Filosofía, Literatura

Lo natural

Elusivos, espectaculares, completamente adaptados a su nuevo hogar, esos azores británicos me hacen feliz. Su mera existencia desmiente la idea de que lo natural es algo que nunca ha tenido contacto con corazones ni manos humanas. Lo salvaje puede ser creado por el ser humano.

H de halcón, Helen Macdonald

Tagged with: , ,
Publicado en Ciencia, Filosofía, Literatura
Twitter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.726 seguidores

Fotos de Flickr
Cortatu

Cortatu

Será preocupación primordial y básico del Estado el mejoramiento cultural, físico y moral de la raza

Viva el mar en todas sus olas

Más fotos
Follow grodira on WordPress.com
grodira

grodira

Interesado en la ciencia, el periodismo y la política.

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: